Para una mujer no puede haber acto
mas sublime, que ese instante, en
que le entrega el seno a su hijo
para amamantarlo.

jureme