Mujer, si tus senos han sido succionados
por la boca de tu hijo, bendita seas, por
tener la fortuna de ser madre.

jureme