El verdadero ecologista, no es aquel
que estando frente al pozo y ver el
acariciante agua, la toma entre sus
manos y la bebe; sino aquel que
siendo consciente de que al tomar
el agua con sus manos contamina
el pozo: se abstiene de beberla.

jureme