Las mujeres son las flores de la flora,
y los hombres las bestias, que se
mueven en ella, embriagados por
el aroma de aquellas

jureme