Para darnos cuenta de lo insignificante
que somos, solo basta mirar la inmensidad
del cielo y luego con un micrscopio, obserbar
un minusculo microbio

jureme
Relacionados