Algo que los ricos no tienen en cuenta,
es que la fortuna es una golfa caprichosa,
que, con sus desnudas carnes, enloquece
y enceguece a cualquier hombre que la posea

jureme