Son muchos los que se maravillan
por tener un par de calcetines
nuevos para calzar sus pies;
pero muy pocos los que se
alegran, de tener sus pies,
para calzar los calcetines.

jureme