Quien tiene los bolsillos llenos de dinero;
no es mas que un simple enano, ante la
grandeza de quien tiene su interior lleno
de virtudes.

jureme