Son los que leen, quienes le dan
vida a un escrito, pues sin un lector,
cualquier cosa que se escriba, es un
aborto literario.

jureme