Solo mientras las sombras tienen el control;
en mi, la paz es absoluta, ya que cuando el
febo abre su incandescente ojo: la claridad
de este, me llena de tristeza, y con los recuer
dos que resucitan, y se muestran como fantas
mas, me torturan.

jureme