La habilidad del marinero no se
muestra en la calma del mar;
sino en la bravura de este,
cuando enfrentando las
turbulentas olas, logra
llevar la barca a puerto.

jureme