Cuando el dardo que este, a la vera del
camino te punce, no lo maldigas ni lo
pises; mas bien acaricialo, que ese soy
yo, tratando de llamar tu atencion

jureme