No ha de ser estimado dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida.

Epicuro