Hacer versos malos depara más felicidad que leer los versos más bellos.

Hermann Hesse