Nada contribuye más al hastío de la vida que un segundo amor.

Johann Wolfgang von Goethe