El que no pueda guardar sus pensamientos, jamás sabrá analizar grandes cosas.

Thomas Carlyle