La vida no es más que un tejido de habitos.

Henri Frédéric Amiel