Lo verdaderamente mágico de nuestro amor es la absoluta ignorancia de que alguna vez debe terminar.

Benjamin Disraeli