Procura no emplear el tesoro de tu vida en odiar ni en temer.

Henri Beyle Stendhal