Nunca sueño cuando duermo, sino cuando estoy despierto.

Joan Miró