El amor, ordinariamente, es expulsado de su lugar por la avaricia.

Henri Beyle Stendhal