Nadie puede saber de quién es amado cuando la suerte le es propicia.

Ludovico Ariosto