No podría creer en un Dios al cual comprendiera.

Graham Greene