Con las pasiones uno no se aburre jamás; sin ellas, se idiotiza.

Henri Beyle Stendhal