Muy frecuentemente las lágrimas son la última sonrisa del amor.

Henri Beyle Stendhal