Yo soy el espíritu que siempre niega.

Johann Wolfgang von Goethe