Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda.

Martin Luther King