Pues los hombres comienzan y comenzaron siempre a filosofar movidos por la admiración.

Aristóteles