Hablando de nuestras desgracias las aliviamos.

Pierre Corneille