Nada es más digna de admiración en un hombre noble que el saber aceptar e imitar las virtudes de los demás.

Confucio