Ninguno desea darse tristeza a sí mismo.

Séneca